¿Cómo preparar los archivos?


Para garantizarte la mejor calidad de impresión recomendamos que los archivos prepare un diseñador gráfico profesional.

Hay que hacer el diseño en un programa gráfico (Photoshop, Indesign, Illustrator o Corel Draw) y guardar el archivo como pdf, eps, tiff o jpg de máxima calidad y resolución sin compresión ninguna.

No hace falta poner marcas de corte, pero el sangrado de unos 3 mm es siempre importante. El sangrado es lo que sale an los bordes de la tarjeta. Para una tarjeta de 85x55 mm donde hay algo que tiene que salir a sangre, simplemente haz un archivo de 89x59 mm. Así los 2 mm a cada lado serán recortados con la máquina y se quedan los 85x55 mm.

Si hablamos de un archivo en formato vectorial, el texto debe ser en curvas (convert to outlines / curves).

Modelo de color: CMYK para impresión a todo color o pantones para impresión con tintas directas. RGB es aceptable pero se convertirá en CMYK automáticamente y puede resultar en algún color inesperado.

El archivo tiene que ser en su tamaño final (con el sangrado), sin montajes de anverso y reverso en la misma hoja. Si hay dos caras de impresión, serán o dos archivos o dos páginas de un archivo.

Si hay acabados especiales (troqueles, barniz, relieve y otros) hay que ponerlos en una página separada o en un archivo adicional.

Tonos de negro: para textos en negro hay que usar solamente los valores C0-M0-Y0-K100. Para fondos de color negro recomendamos usar: C40-M40-Y40-K100 para un negro intenso; C50-M0-Y0-K100 para un negro frío; C0-M50-Y30-K100 para un negro cálido.

Hay que adjuntar una vista previa, donde puedes indicar los comentarios e instrucciones especiales.

Para cualquier duda, estamos a tu disposición.